Aries

Aries y su forma de amar

Es parte de la esencia de los Arianos ser ellos mismo, muy independientes, valientes y vitales, nada detiene al carnero cuando se propone algo, llegar a la mera ser cuestión de segundos, muy impulsivos, sus emociones son como las burbujas del champan, refrescantes, embriagadoras y deliciosas, pero efímeras. Por eso, hay que aprovechar el delirante y apasionado impulso de Aries para vivir la sexualidad plena. Si quiere conseguirlo, nada de preámbulos, eso puede dejarlos para después de que pase la tormenta de hormonas y seducción salvaje. Primero, piense en reforzar el encuentro con algo muy atractivo: ponerse su mejor ropa interior, algo osado o  insinuante, o invitarlo/a a cenar a un lugar excitante. La sorpresa, la excitación y la aventura serán los mejores condimentos para conseguir una noche sin igual. También, puede que el impulso de Aries haga que nunca lleguen al lugar planeado y que se quiten las ganas de quererse apasionadamente antes de tiempo.

“Nunca lo dejes solo con sus fantasías, ni le quites las ganas de romper la rutina, ni lo reprimas. No lo tolera.” 

Aries y su forma de besar

Aries y su forma de besar

Los Arianos se dirigen directamente, hacia donde ellos quieren. Sus dedos y sus manos saben acarician el lugar justo, en el momento indicado. No dudaran en besar de forma impulsiva y no muy prolongada. Un beso es como un sello de acuerdo, pero sus manos no se detienen en ningún momento. Los hombres de este signo te besaran en la boca un segundo y luego seguirán con sus besos descendiendo por el cuello. Y las mujeres no tendrán problema si no le devuelves el beso con la misma intensidad de un huracán. Aries es un verdadero signo de fuego, a la hora de besar, pero la fogata se concentra en el sexo no en la boca.

Aries y el sexo

Aries y sus fantasías sexuales

Si tienes un novio o una novia de este signo, habrás vivido en tus propias carnes lo que es tener un amante siempre dispuesto a dártelo todo, todo y todo. En el sexo son terriblemente salvajes y creativos. Tanto, que no sabrás si estás haciéndolo con esa persona o te has descuidado y te has montado en una montaña rusa que te pone patas arriba y te da vueltas y vueltas sin parar.

La parte mala es que tienden a querer dominar mucho sexualmente y son un tanto egoístas a la hora de dar placer. Vamos, que le gusta más recibir que dar, en todos los sentidos. Sus relaciones sexuales son tan intensas que no sabes si de repente te ha tocado la lotería con este churri tan bien dispuesto o si te has topado con un actor porno. Te puede llevar literalmente a la gloria bendita, así que déjate llevar.

Aries y sus fantasías sexuales

Si ves que tu chico Aries al acabar es súper frío y se da la vuelta sin siquiera darte un abrazo, cántale las cuarenta porque suelen pecar de eso mismo. Y seguro que a ti te gusta un abracito y un achuchoncín antes de quedarte frita.

Lo mejor: sus mordiscos en la oreja que te van a marear del gusto.

Cuidado con las infidelidades que el que avisa no es traidor.

Fantasías de Aries

Ligado al elemento fuego, Aries es por naturaleza muy ardiente en sus manifestaciones afectivas. Tiende a vivir sus relaciones amorosas de manera marcadamente sexual.

Aries y sus fantasías sexuales

Su fantasía: Hacer el amor en ascensores, oficinas u otros lugares donde hay riesgo de ser sorprendido in fraganti